La Capilla de San Segundo se ubica en la calle del mismo nombre, el cual hace referencia a este santo, que es el patrón de la ciudad.

Su fiesta se celebra en el día 2 de mayo, y son cientos de abulenses los que se acercan a la ermita de San Segundo, que se encuentra ubicada en la orilla del río Adaja, con intención de cumplir con la tradición de introducir un pañuelo en el basamento del sepulcro del santo y pedirle tres deseos al que, según reza la tradición, fue el primer obispo de la ciudad de Ávila.

Después de la misa que se celebra en la catedral, los fieles acompañan a su patrón en el desfile procesional que lleva la talla de San Segundo desde el templo catedralicio hasta la ermita del santo.

Según la tradición, los fieles van a la ermita del santo, donde esperan su turno para introducir un pañuelo que llevan en la mano en el sepulcro del santo, y pedir tres gracias a su patrón. Colocándose de rodillas, los fieles introducen este pañuelo en un orificio horadado en el basamento del sepulcro, que fue creado para poder tocar la tumba de madera situada bajo la talla de alabastro obra de Juan de Juni del en el siglo XVI.

En el interior del sepulcro, hay una fuerte corriente de aire que puede fácilmente arrancar el pañuelo de los dedos de los devotos. La tradición dice que hay que conservar el pañuelo si se quiere que el santo conceda los tres deseos. Si, por desgracia, se pierde el pañuelo, los tres deseos no se cumplirán.

En relación a la historia del santo, San Segundo fue mandado para predicar los Evangelios en la Península Ibérica junto con otros seis obispos, grupo al que se conoce como los ‘Siete Varones Apostólicos’. Dice la leyenda que San Segundo predicó en Ávila y finalmente falleció martirizado entre los siglos I y II después de Cristo, cayendo así su tumba en el abandono. Los restos del santo se encontraron casualmente en el año 1519, ya que durante unas obras apareció un sepulcro de piedra, que tenía grabado “Sanctus Secundus”.

Durante el siglo XVI, se incrementó el culto a este santo, por lo que se decidió edificar un hospital para peregrinos adosado a la iglesia, para de esta forma dar cobijo a los fieles. En el año 1594, los restos del santo se movieron a la catedral, donde en 1615 se creó la capilla de San Segundo para dar reposo a las reliquias.

Si quieres realizar un Free Tour en Ávila con niños, también somos tu mejor opción. Echa un vistazo a nuestros horarios y ¡únete al paraguas rojo!